Saltar al contenido
VentaAvesExoticas.com

Guacamayo

6 febrero, 2018
Guacamaya

Descripción

Los guacamayos o guacamayas son parientes de los loros, por lo tanto pertenecen a la familia de las psittacidae y el orden psittaciformes. También son conocidos como papagayos y os encontraréis con estos hermosos psitácidas en los cielos de América del Sur, desde Argentina hasta México.
El loro guacamayo es oriundo de climas tropicales, pero no es realmente difícil encontraros con uno en estos lados de Europa. Existen varias subespecies, pero todos son fáciles de reconocer porque tienen un plumaje llamativo: amarillo, verde, azul y rojo son los colores que se van a combinarse entre las nubes durante su vuelo.
Demos entonces un largo recorrido por la historia de esta especie, curiosidades, alimentación, cuidados generales y su situación en España.

Aves características

La descripción visual del guacamayo dependerá mucho de la subespecie a la que pertenezca, pero como características generales, podemos indicaros que son aves súper ruidosas y de tamaño mediano.
Las guacamayas molan por muchas cosas, primero porque tienen un plumaje llamativo, seguramente ya habréis visto al guacamayo azul, el guacamayo rojo o el guacamayo azul y amarillo por los cielos de Barcelona y Madrid.
En segundo lugar, son una especie muy atractiva para el ser humano porque, aunque no pueden imitar nuestra voz con la facilidad de un loro hablador, hacen un buen esfuerzo por tararear y pueden repetir hasta 30 palabras, por si habéis pensado que un guacamayo pidiendo comida en la ventana de vuestra casa era imposible.
Científicamente son llamadas “Aras”, y como buenos parientes de los loros, son aves muy longevas, han encontrado ejemplares con más de 40 años. Son aves medianas porque miden entre 40 y 90 centímetros, con un peso máximo de 2 kilos.
En libertad, son especies sociables, les gusta andar en bandadas de 10 a 30 miembros, imagináis el escándalo que ocasionarían en las metrópolis. Son muy ruidosas porque utilizan la vocalización para comunicarse con otros ejemplares, para marcar su territorio y para identificarse entre ellos; además suelen chillar cuando se están acicalando, acción que realizan al menos 3 veces al día.
Poseen una cola mucho más larga en comparación con los loros, al menos el doble de su tamaño. Suelen pasar la noche en árboles muy tupidos y despiertan muy temprano para ir en búsqueda de alimento, que suelen ser insectos, frutos secos y frutas.
Son aves que buscan pareja una sola vez en la vida, y al conseguirla, se quedarán con ella hasta el final de sus días. De hecho, podéis ver guacamayas en grupos de dos acicalándose y compartiendo alimento.
El color del pico varía entre especies, pero siempre va a ser curvado hacia abajo con una punta afilada.

Adulto / colores

Los colores en las plumas de un guacamayo adulto van a variar en color dependiendo de la subespecie a la que pertenezca el ejemplar en cuestión, pero podéis reconocer uno adulto por su tamaño y por el brillo de las plumas.

Juvenil / colores

En el caso de las guacamayas jóvenes, nacerán primero sin alas, solo veréis un pichón color rosa claro y con los días, veréis que le salen manchas de colores (verdes, rojas o azules), son señales de que en las próximas semanas le empezarán a salir plumas.
Independientemente del color que tenga el pichón, sus plumas serán al inicio débiles y opacas, de hecho, llegarán a mudarlas varias veces durante su crecimiento.

Identificación

Hablemos ahora de los distintos tipos de guacamayos que encontraréis por el mundo y sus peculiaridades, científicamente, se reconocen unos 10 tipos de Aras, algunas incluyen subespecies y no todas están en óptimas condiciones de vida; hasta la fecha hay 5 especies extintas.

Ara ararauna

En la calle lo llamáis guacamayo azul y amarillo o papagayo amarillo; porque, efectivamente, su pecho es amarillo y de la cabeza hasta la punta de la cola tiene un color azul celeste y vibrante que deslumbra a cualquiera.
No hay diferencias visuales entre machos y hembras, ambos tienen los mismos colores, miden entre 70 y 80 centímetros y pesan entre 900 gramos y 1 kilo. Su pico es negro y su rostro blanco con líneas negras.
Encontraréis estas guacamayas con mucha facilidad en América del Sur, especialmente en Brasil, Uruguay, Venezuela, Perú, Ecuador y Colombia. Y como dato curioso, se dice que su introducción a Europa la hizo el mismísimo Cristóbal Colón, quien al retornar a España tras el descubrimiento de América, se trajo un Ara ararauna como mascota.

guacamayo azulamarill o papagayo amarillo

Ara macao

También llamado guacamayo rojo o guacamayo rojo y verde, es otro familiar de los loros y el guacamayo que seguramente os viene a la mente de primero cuando pensáis en esta especie. El Ara macao tiene las plumas de su cuerpo completamente rojas, excepto las puntas de sus alas que tienen una hermosa paleta de azules y amarillos con tintes verdosos.
Aunque solo puede reproducirse después de los 4 años de edad, no se encuentra en amenaza de extinción por una baja cantidad de especies. Le gustan las semillas y el néctar, también son fanáticos de los insectos y el tallo de ciertas plantas que le ayudan a digerir ciertas toxinas.
Lo encontráis también en Centro América, desde Costa Rica hasta Brasil y además de su característico plumaje azul, lo diferenciaréis por tener una carnosidad blanca alrededor de los ojos y un pico blanco.

guacamayo rojo

Guacamaya verde

Una de las especies de guacamaya más parecidas al loro, la lapa verde o guacamaya verde es bastante común en Honduras y Colombia, muy a pesar de su belleza y excepcional despliegue en los cielos, se encuentra actualmente en extinción.
El Ara ambiguus suele moverse en bandadas de 18 a 40 especímenes, mantienen una pareja de por vida y son fanáticos de las semillas y los bosques. El ara ambiguus suele confundirse con ara severus o maracaná grande, por ser ambos considerados como loros pequeños de Suramérica y compartir colores.
Similar en taxonomía, encontráis al guacamayo dorado, no es que realmente tenga plumas de este color metálico, sino que su verde oliva bajo los rayos del sol da esa ilusión y de ahí su nombre.

lapa verde o guacamaya verde

Ara glaucogularis

Un ejemplar de gran belleza y escasos números, el guacamayo barbazul o Ara glaucogularis es original de Bolivia y ha tenido avistamientos en Paraguay y Chile.
Es muy similar al Ara ararauna, pero el azul de sus plumas es un poco más opaco y tiene una cobertura azul que rodea su negro pico, de allí su nombre tan particular. Lamentablemente, se encuentra en peligro crítico de extinción, se han contabilizado solo 350 ejemplares, pues fueron capturados como aves mascotas durante muchos años sin contemplación alguna por su preservación.
Como su situación es conocida mundialmente, tratados internacionales que resguardan la vida animal han catalogado su venta y captura como una acción ilegal.

guacamayo barba azul

Ara severus

El maracaná grande es uno de es un guacamayo verde ampliamente distribuido por toda América Central. Es uno de los guacamayos más pequeños, pues miden entre 30 y 50 centímetros, llegando a pesar un máximo de 400 gramos.
El ara severus se distingue de otras especies, además del tamaño, por su plumaje: son completamente verdes, excepto la parte inferior de sus alas que son rojas. Básicamente, podéis considerarlos unos loros bastante grandes.

guacamayo verde

Guacamayo dorado

Científicamente reconocido como Ara rubrogenys, el guacamayo dorado no es realmente de ese color, su plumaje es verde con destellos ocres y pintas rojas, lo que lo hace perceptivamente dorado al rebotar la luz del sol en sus alas.
También es muy común en América Central y se han dado avistamientos hasta por encima de los 3 mil metros sobre el mar.
Es una de las subespecies más grandes, con 65 centímetros de altura. Le gusta mucho anidar en laderas empinadas, de hecho son fanáticos de los acantilados, por lo que podéis verlos como aves bastante atrevidas. Lamentablemente, con el pasar de los años su población ha ido disminuyendo significativamente, por lo que es una especie en peligro de extinción.

guacamayo azul y amarillo

Diferencias entre machos y hembras

El dimorfismo sexual no está marcado en los guacamayos, para diferenciar una hembra de un macho es una tarea muy difícil, incluso para los criadores de los mismos.
Si lográis conseguir un ejemplar joven en una tienda de mascotas, lo más probable es que ya venga con un anillo en una de sus patas que indique el sexo, pero si no lo llegase a tener, debéis aplicar la palpación pélvica, que consiste en tomar al guacamayo con la cabeza hacia abajo y delicadamente palpar en la zona bajo la cola, si llegáis a sentir un pequeño hundimiento, tenéis un ejemplar hembra.
Incluso, esta técnica ha tenido resultados fallidos, pues no es tan fácil de sentir como en los loros o agapornis. Por lo que la forma más segura de saber el sexo de un guacamayo es con una prueba de ADN, o si tenéis la suerte de verlos copular, pues el macho siempre estará encima de la hembra.
En cuanto a su comportamiento, tampoco son realmente distinguibles. No son especies territoriales ni agresivas, por lo que analizar su conducta también os dejará con dudas.

Cuidados y mantenimiento

A diferencia de otros plumíferos, con los guacamayos debéis tener muchos más cuidados y atenciones. Si habéis comprado una guacamaya por su capacidad de hablar, debéis saber que solo podrán empezar a hacerlo a partir de los 7 u 6 meses de edad; su repertorio de frases será corto, un máximo de 30 frases o palabras.
Como son una especie muy activa y quejumbrosa, oiréis sus alaridos desde muy temprano y durante bastante rato, son muy ruidosas y juguetonas, aspectos que los hacen muy llamativos como aves de compañía.
Debéis comprarle una jaula grande, dos o tres veces su tamaño de adulto. Como son aves exóticas y algunas están ligeramente amenazadas, necesitaréis tener papeles de compra y salubridad actualizados, podéis tramitar los mismos con los distintos criaderos de aves en el país, solo aseguraos de no comprarle a cazadores furtivos.
Como son aves de tamaño mediano, ensuciarán más su jaula que un loro o un canario, por lo que os recomendamos limpiarla todos los días. Colocad un pedazo de periódico u hojas de revistas en la base de su jaula para que sus necesidades caigan en ellas y se haga más fácil la tarea de aseo.
Es necesario que consideréis el tipo de dueño que sois, y el tiempo que tenéis disponible para dedicarle a una mascota. Muchas personas buscan aves para tener en espacios muy pequeños o para saludarles únicamente en las mañanas, pero los guacamayos necesitan de atención y cariño, no la dejéis encerrada todo el día, abridle la puerta durante unas horas para que pueda hacer ejercicio.
Dadle también premios como frutas o semillas especiales de vez en cuando, pero sobre todo, interactuad con él y tened agendado el número de un veterinario especialista en aves, no es que sean especies propensas a enfermar, pero mejor prevenir.

Aquí os dejamos un vídeo con un guacamayo que mola tanto, que os saluda:

Biología

En cuanto a su fisiología, como buenos psitaciformes, poseen tres dedos: dos delanteros y uno trasero que le permite agarrarse con facilidad a troncos y ramas. Su pico es increíblemente fuerte, de hecho lo usa junto a sus patas para trepar, y tienen una excelente visión ¿Pues cómo no? Si son capaces de ver su alimento desde las alturas.
Cada hembra es capaz de poner entre tres y cuatro huevos por temporada, lo mismos son incubados por 28 días, donde la hembra únicamente se separa del nido para alimentarse, y en su lugar queda papá guacamayo. Al día 29 esperad conseguir 3 o 4 pichones completamente desplumados y hambrientos.
El nido será abandonado por los pichones 90 días después de la eclosión, tardan todo este tiempo porque los pequeños nacen sin plumas, y en esos 90 días empezarán a desarrollarlas, aunque eventualmente las muden.

Distribución / Dónde viven

Los guacamayos se encuentran mayoritariamente distribuidos en América del Sur, en países como Bolivia, Brasil, Venezuela, Colombia, Argentina y Uruguay. Encontraréis, aunque menor cantidad, también algunas especies en México, Panamá y Honduras.
Se distribuyen en zonas cálidas por el tipo de viento que hay en la zona, les resulta ideal para sus vuelos diurnos, además no deben enfrentarse a cambios climáticos bruscos como cambios de temporada y como les gusta alimentarse de frutos e insectos, los encuentran muy fácilmente en bosques sudamericanos.
A pesar de que prefieran zonas boscosas y climas cálidos, no es imposible que os topéis con algunas guacamayas en ciudades europeas, incluso en la misma Sudamérica veréis ejemplares surcar los cielos a la altura de los más altos rascacielos; son una especie muy noble y adaptable.
Otra dificultad sobre su ubicación, es la venta segura y legal. Pocas tiendas os ofrecerán guacamayos porque son especies protegidas y que ameritan gran espacio para su cría, pero en nuestro país podéis investigar un poco sobre criadores que podrán ofreceros hasta pichones criados en cautiverio. Lo importante es que os aseguréis de comprarle a personas responsables y no explotadores animales.

Como dato adicional, os dejamos par de tweets sobre guacamayos, un reflejo de lo mucho que se aprecia su presencia en el mundo.

 

Jaulas para guacamayas

Si vais a comprar un guacamayo, aseguraos de comprar una jaula que sea mediana o grande, preferiblemente que duplique o triplique su tamaño.
Aunque sean una especie de pájaro mediano, necesitan espacio para esparcir sus alas, juguetear y hasta hacer un poco de ejercicio. También necesitan suficiente espacio para tener sus recipientes de alimento y agua, y algunos juguetes para que se entretengan durante la tarde.
Podéis encontrar estos accesorios y alimentos en nuestra tienda online a unos precios fantásticos ¡Daros una vuelta!

Alimentación

La alimentación de estos ejemplares está compuesta por semillas, frutas, plantas e insectos, es un tipo de ave herbívora y frugívora. En ocasiones, veréis que disfrutan de flores por su néctar, el cual no les es difícil de alcanzar por la curvatura y punta afilada de sus picos.
En cuanto a cantidades, podéis darles unos 100 gramos diarios de alimento, es decir, 10% de su peso corporal aproximadamente (eso en el caso de los adultos). En nuestra tienda tenemos gran variedad de semillas que vuestro ejemplará amará con locura.
También podéis alimentarlos con frutos secos como nueces o castañas, y para no hacer su dieta algo monótono, podéis hacer una mixtura con distintas semillas, frutas y frutos secos, ¡incluso incluid leguminosas! Solo aseguraos de que escogéis productos frescos, especialmente si se trata de frutas.
En caso de emergencia, digamos, cuando no habéis repuesto las cajas de alimento y lo habéis olvidado por completo, intentad darles trocitos de pan, un poco de arroz o pasta, pero no lo hagáis muy seguido, no queremos que engorden demás porque podría afectar su salud.
El agua siempre va a ser a su disposición, podéis colocar un dispensador de agua para aves en su jaula y él mismo irá tomando según lo requiera, lo importante es que siempre lo mantengáis lleno.

Apreciad en este vídeo cómo unas ara araraunas se acercan casualmente a un piso en Venezuela ¡Una experiencia que mola!

Protección

Especies como el ara ararauna o el ara macao tienen suficientes ejemplares alrededor del mundo, incluso en Europa donde su población no es muy amplia. Sin embargo, especies de guacamayo como el Ara glaucogularis y el guacamayo dorado, están muy cerca de extinguirse.
Específicamente esas especies tienen prohibida su comercialización y tenencia, tanto en territorio americano como europeo. El resto de las guacamayas tienen libre tenencia, pero debéis notificarle a las autoridades que poseéis uno de estos para asegurar que están en buen estado de salud y que no lo habéis adquirido en una venta clandestina.
En países como Costa Rica y Venezuela, los gobiernos estatales han desarrollado políticas de protección para las guacamayas, creando nidos artificiales en árboles, edificios y montañas donde no estén al alcance de depredadores. También han endurecido las políticas de tráfico ilegal de aves exóticas.

Situación en España

En nuestro país no está prohibida la venta y la compra de guacamayos, pero sí debéis garantizar que el plumífero está en buen estado de salud y que lo habéis adquirido directamente de criadores responsables y sensados.
Su avistamiento en las ciudades no es muy común, pero si paseáis por Barcelona seguro os encontráis un par muy amistoso tratando de robaros algo de comida.
En cuanto al precio guacamayo, no son mascotas baratas. Dependiendo de la especie, podéis encontrar un ara ararauna en 2.000 euros y un guacamayo azul puede costar hasta 5.000 euros.

Distribución en España

Conseguir bandadas de guacamayos en España puede ser una tarea cuesta arriba, pues no son aves oriundas de Europa y el cambio climático suele jugar en su contra, a pesar de todo, podéis encontrar aviarios y parques con pequeños grupos de guacamayas.

Uno de ellos es Loro Parque en Tenerife, done podéis pasar una acogedora tarde en familia no solo viendo las más hermosas aves surcar los cielos, sino que disfrutaréis de espectáculos de la vida salvaje, como orcas, jaguares, leones y hasta pingüinos. También podéis acudir a la Albufera de Valencia, un destino paradisíaco para cualquier ornitólogo, allí veréis centenares de especies en su estado natural, y aunque la entrada os pueda resultar algo cara, os aseguramos que será un viaje inolvidable.

Otra opción fantástica para encontrar guacamayos en grupo en nuestro país, es visitar los Humedales Alicantinos, conocido por albergar cientos de plumíferos y por ofrecer visitas guiadas. Aquí encontraréis no solo guacamayos, sino flamencos, martinetes, loros, al menos 12 especies diferentes de patos, gorriones y hasta águilas.

¿Especie invasora?

Hasta la fecha, las guacamayas no son catalogadas como una especie invasora en nuestro país ni en ninguna otra parte del mundo.
Una especie invasora es aquella que migra a otra zona que no es su hábitat natural, ya sea por razones ambientales, viajes rutinarios o por obra del hombre, y termina afectando a las especies que ya hacían vida ahí previamente, ya sea porque los invasores logran reproducirse con mayor rapidez, porque les roban el alimento o porque se aparean entre especies y reducen su número original.

¿Queréis aprender más sobre los cuidados de tu mascota emplumada? Revisad los productos que tenemos para las aves exoticas en nuestra tienda. La mejor calidad y precios en accesorios para vuestra mascota en un solo lugar.