Saltar al contenido
VentaAvesExoticas.com

Agapornis

31 enero, 2018
agapornis clasificaciones inferiores

Descripción

Los ejemplares más románticos del orden psitaciformes y la familia psittaculidae, tienen una historia realmente interesante, así como sus formas de cuidado y lugares de avistamiento o compra de estos pequeñines.
La palabra “agaporni” es de origen griego, “ágape” significa “amor” o “afecto”, mientras que “ornis” es “ave”; por eso conoceréis este pájaro como el ave del amor o inseparables, aunque este último calificativo viene principalmente de que solo tienen una pareja durante su vida y nunca se separan de ella.
Os invitamos a seguir leyendo para conocer un poco más sobre esta dulce especie, sus cuidados, curiosidades y situación actual en nuestro país.

Aves características

Los agapornis pequeños no llegan a medir más de 15 centímetros, tienen aproximadamente 9 subespecies y podéis alimentarlos con frutas, semillas y yemas.
Físicamente, tienen un plumaje mayoritariamente verde, los tintes negros, rojos o azules que normalmente adornan las alas y la cabeza. Son muy sociables entre sí y con los seres humanos, por lo que son muy buscados como mascotas; también son pájaros muy alegres y pueden llegar a vivir unos 12 años, si los cuidáis muy bien, hasta 15.
Sobre sus características taxonómicas hablaremos más adelante, cuando describamos distintas razas de agapornis y podáis identificarlos visualmente con facilidad.

Aunque no puedan imitar voces al igual que los loros, aquí os dejamos un vídeo de un agapornis haciendo su mejor intento… ¡Con el pollito pío! A que os hace sonreír.

Adulto / colores

A diferencia de los agapornis jóvenes, los adultos tienen un plumaje abundante y brillante. Los colores no varían según la edad, pero sí podréis distinguir un ejemplar adulto de uno joven por el estado de sus patas y su pico, mientras más arrugadas o maltratadas estén, más anciano es el ejemplar.
No obstante, las variaciones son más notorias cuando comparáis ejemplares de la misma especie.

Juvenil / colores

Los agapornis más jóvenes, carecen de plumaje por completo. A partir de las 2 o 3 semanas les empiezan a salir las plumas, pero, a diferencia de los ejemplares adultos, sus colores no van a ser igual de brillantes, al menos hasta los 7 u 8 meses.
Los picos y patas de los ejemplares jóvenes suelen estar menos manchados o desgastados que los adultos.

Identificación

Para que identifiquéis a un agapornis fácilmente, debéis conocer primero a qué especies de agapornis estáis admirando. A grandes rasgos, hablamos de una especie pequeña, y de plumaje colorido, de cola corta y redonda; su pico puede variar de color, pero os recordará mucho al pico del loro.
Pasemos entonces a catalogar varias razas de agapornis y así decidáis cuál os interesa como mascota.

Agapornis roseicollis

Un familiar directo del Agapornis es el hermoso Inseparable de Namibia, es nativo del Desierto del Namib; como viene de una zona tan árida, su alimentación se basa en principalmente en alpiste, avena y mijo. Si queréis un Agapornis roseicollis podéis alimentarlo con alpiste sin problema, pero aseguraos de darle pasta de cría y calcio para que puedan digerirlo mejor.
Si queréis, podéis darles un poco de fruta para premiarlos de vez en cuando, ideales son las manzanas, peras y uvas por su dulzura; a diferencia de los agapornis, los inseparables de Namibia son un poco más ariscos, por lo que os recomendamos no mezclarlos con otras aves en jaulas, especialmente cuando están en período de apareamiento, pues podrían empezar una pelea y tendréis una jaula de boxeo plumífero.

inseparable

Agapornis personata

También oriundo del misterioso continente africano, el Agapornis personata o inseparable enmascarado, despliega una paleta de colores vibrantes que lo hacen reconocible a distancia. Posee manchas de colores alrededor de los ojos y de ahí su nombre, pareciera que carga una máscara.
De las clases agapornis, es uno de los más pequeños, casi nunca superando los 15cms. El cuerpo regularmente es amarillo con notas verdes y la cola azul, la máscara que rodea sus ojos varía de rojo a morado, es de esas aves con un carácter sumamente cariñoso, lo que los hacen excelentes mascotas exóticas.

inseparable enmascarado

Agapornis papilleros

Al igual que los loros papilleros, los agapornis que son criados lejos de sus progenitores son llamados Agapornis papilleros. Pensadlo muy bien antes de comprar uno de estos, pues son una responsabilidad muy grande, casi como un bebé.
Aseguraos de preguntarle al criador especificaciones sobre vuestra nueva mascota exótica, y al llevarlo a casa, tened preparada una jeringa o cuchara pequeña de café donde colocarle la papilla. La misma podéis hacerla de zanahoria, papas, manzana o pera, calentadla un poco y aseguraos de que no tenga grumos.
Si estáis un poco inseguro sobre el procedimiento para empapillar, siempre podéis daros una vuelta por nuestra tienda online de aves y comprar las mejores marcas de papillas en el mercado español.

inseparables papilleros

Agapornis fischeri

Los chiquitines fueron descubiertos en el continente africano y exportados luego a Estados Unidos, su nombre es en honor al explorador alemán Gustav Fischer.
Resaltan por tener el pecho amarillo y verde, con la cabeza naranja y alas amarillas. Llegan a medir 14cms desde la cabeza hasta la cola y como fieles representantes de los inseparables, el agapornis fischeri siempre estará buscando compañía, ya sea de otro de su especie o de su mismo dueño.
Es común que confundáis el agapornis fischeri con el agapornis pullarius, ambos vienen de África pero éste último tiene el pecho verde claro en lugar de amarillo y, como dato curioso, no está en peligro de extinción, pero lograr que se reproduzcan en cautiverio es extremadamente difícil, por lo que su población pudiera disminuir en los próximos años.

inseparables fischeri

Agapornis lilianae

Se le confunde con el agapornis fischeri por tener los mismos colores, pero se diferencian en que los del lilinae son un poco más opacos. Es una de las especies protegidas en África y de hecho, una de las más estudiadas y conservadas en parques nacionales.
Al igual que el agapornis pullarius y el agapornis nigrigenis (dulcemente conocido como inseparable cachetón), se deprimen mucho al estar en cautiverio y no son capaces de reproducirse bajo estas condiciones.

razas de agapornis

Agapornis canus

Un ejemplar que resalta en cuanto a belleza entre los agapornis, es el canus. A diferencia del Agapornis taranta o el agapornis swindernianus el canus tiene la mitad superior de su cuerpo blanco (incluyendo el pico) y la otra mitad verde.
A pesar de su peculiaridad, y afortunadamente, ¡tenéis agapornis canus para rato! pues no se encuentra en la lista de aves en extinción ni está amenazada.

inseparable canus

Agapornis taranta

Estos inseparables se encuentran entre los ejemplares más grandes de la especie, casi nunca veréis agapornis tarantas más pequeños de 15 centímetros. Diferenciaréis al macho de la hembra, porque el primero tiene parte de su cabeza roja, al igual que la parte superior del pico, mientras que las hembras son todas verde claro.
Es original de Etiopía y también podéis llamarlo inseparable de Abisinia. Un dato curioso: es considerado el agapornis más resistente, porque está acostumbrado a vivir en altitudes de 3 mil metro o más.
Existe poca información disponible sobre esta especie, de hecho es tan única que también calificaría como el agapornis más caro en cautividad. Por eso, el gobierno etíope ha prohibido por completo su exportación.

agapornis tipos

Agapornis nigrigenis

Original de Australia y lamentablemente catalogada como especie amenazada, el inseparable cachetón es identificable por su plumaje verde, rostro negro y pico rojo.
Dentro de la avicultura, es considerado un ejemplar poco frecuente y raro, si encontráis uno de estos domesticados, es preferible que lo ubiquéis en jaulas amplias, pues les gusta mucho revolotear.

fotos de agapornis

Agapornis pullarius

Frecuentemente llamado inseparable carirrojo, es físicamente muy similar al agapornis roisecollis. El plumaje de su cuerpo es verde intenso y tiene la cara roja con un degradado a naranja, en el caso de las hembras, son los mismos colores pero un poco más opacos.
El agapornis pullarius es oriundo de África, y aunque se ha intentado aumentar la población de ejemplares domésticos, en realidad es muy difícil que se reproduzcan estando en cautiverio.

inseparable carirrojo

Agapornis swindernianus

Probablemente prefiráis llamarlo por su nombre más sencillo: inseparable acollarado. Esta especie de agapornis es nativa de África, es muy difícil mantenerla en cautiverio porque posee una dieta casi exclusivamente basada en hígos y, afortunadamente, no se encuentra amenazada.

agapornis azules

Diferencias entre machos y hembras

Como existen tantos tipos de agapornis, para hablar del dimorfismo sexual, tendríamos que hablar específicamente de las diferencias en cada especie. Por ejemplo, en el agapornis tarantas, el macho tiene la frente de color roja mientras que la hembra mantiene su color verdoso.
En el agapornis cano, el macho tiene la cabeza de color blanco y la hembra es verde, con tonos grisáceos. Una forma más amplia para reconocer las diferencias entre sexos, es fijaros en el anillo ocular; por ejemplo los agapornis fischeri y los personata, suelen tener ese anillo más grueso cuando son hembras, y usualmente, los machos son más pequeños que las hembras.
También podéis fijaros en el comportamiento de estos pájaros, las hembras son un poco más reservadas, aunque sí son más agresivas que los machos en cuestiones territoriales. Son ellas quienes hacen el nido, el macho solo interviene cuando la hembra necesita abandonar el nido para comer o defecar.
Y vuestra última opción: la palpación pélvica. Volteáis a vuestro agapornis y con mucha sutileza, empezáis a palpar justo debajo de la cola, si sentís un pequeño hundimiento, se trata de un ejemplar hembra.

Cuidados y mantenimiento

Como toda ave exótica, al menos las que son de tamaño pequeño o mediano, los cuidados que debéis tener con ella no son muchos. Aseguraos de tener una jaula adecuada para su tamaño y necesidades, debéis limpiarla al menos cada 2 días.
Esta especie es muy alegre, por lo que si de un momento para otro notáis que no se mueve o que está muy callado, llevadlo a un veterinario especialista en aves, los pájaros no tienen como quejarse de una dolencia, por lo que estar muy atento a la falta de apetito, inactividad, plumaje opaco o descuidado y estilo de las heces, os podrá ayudar a identificar si vuestro agapornis está en buen estado de salud.
Si tenéis a vuestra mascota cerca de algún tipo de flores o árboles, es preferible que lo cambiéis de espacio por completo, puesto que muchos agapornis han resultado intoxicados por picotear hojas de ficus, la corteza de roble, aguacates inmaduros, lirios, hiedras venenosas, helecho común y hasta tulipanes.
Finalmente, unos consejos para que mantengáis una buena relación con vuestro nuevo agapornis: tened paciencia, los ejemplares pichones suelen tardar un poco más en adaptarse a la jaula y al nuevo ambiente, si lo acostumbráis de pequeño a salir unas horas de su jaula y luego a retornar, de adulto será mucho más fácil y feliz.
Prémialos de vez en cuando con pedazos de fruta, y hacedles cariñitos seguido para que se acostumbren a vuestro tacto y presencia.

Biología

Los psittacidaes tienen un pico curvado hacia abajo, en el caso de los agapornis, la punta es afilada pero más pequeña que la de los loros. No pueden imitar la voz humana con la facilidad con la que lo hacen otras especies de aves habladoras, pero sí pueden llegar a tararear canciones o frases que les repitáis.
No por nada se llaman inseparables, así que si tenéis solo un agapornis, considerad buscarle una pareja para mantenerlo feliz. En términos de su reproducción, no debéis fomentar el cruce entre especies, pues pueden ser estériles o resultar enfermos.
La mejor época para la cría de estas aves es de octubre a mayo, pues evitan las altas temperaturas para aparearse. Las hembras pueden poner hasta 6 huevos, pero lo normal es que pongan entre 2 y 4 en días diferentes, los pichones empezarán a eclosionar después de los 22 o 23 días, y cuando esto ocurre, debéis tener cuidados extras con los adultos, especialmente su alimentación.
Podéis darles brócoli triturado, zanahorias rayadas, maíz o pasta de cría que podréis encontrar en nuestra tienda online. No será sino hasta el mes y medio que los pequeños empezarán a salir del nido para picotear la comida de los padres, si queréis separarlos, esperar unos 10 días más para que se independicen solos y no les ocasionéis daños previos.

Distribución / Dónde viven

Distribucion del agapornis
Agapornis de África

Casi todas las razas de agapornis son oriundas de África, pues se desenvuelven a la perfección en climas áridos y calurosos. Las 9 especies identificadas están separadas geográficamente, casi nunca encontraréis un roiseicollis con un fischeri en el mismo sitio, por eso se insiste tanto en no cruzarlos.
En regiones centrales de África encontraréis con facilidad una gran población de Pullarias y Swindernianas, mientras que hacia el sur veréis roiseicollis , nigrigenis y lilinaes. Llegaron a Europa en el siglo XVII, durante la explotación del territorio africano, hoy en día son tan populares que hasta tweets sobre su gran belleza encontraréis sin dificultad.

 

Jaulas para agapornis

El tamaño ideal de las jaulas para agapornis depende mucho de la cantidad de ejemplares que queráis tener, como son aves pequeñas, os recomendamos comprar una jaula mediana para permitirles revolotear dentro de ella y no limitarlos a un espacio mínimo.
Si compráis más de dos agapornis, entonces debéis comprar una jaula grande para que todos puedan estirar sus alas y juguetear sin invadir el territorio de otras parejas, no es que los agapornis sean especies agresivas, pero las hembras tienden a defender su territorio para la cría de sus polluelos, así mejor prevenid encontronazos y comprad una jaula grande.

Alimentación

Los agapornis pueden ser alimentados con semillas, bayas y frutas. Normalmente la comida para agapornis está hecha a base de alpiste, mijo amarillo o mijo blanco, avena y linaza.
En nuestra tienda online encontraréis comida para inseparables especial para mantenerlos bien nutridos y sanos, adicionalmente, os recomendamos colocar en sus jaulas perchas de madera o cuerdas para que se puedan guindar y ejercitarse, esto en el caso de que no podáis dejarlos salir de vez en cuando.

Protección

Los agapornis, como especie en general, no están calificados como especie amenazada, sin embargo, como el roiseicollis tiene un carácter e historia de mayor domesticación, las otras razas de agapornis suelen ser de mayor atractivo para los cazadores furtivos.
El agapornis fischeri, el lilianae, está identificado como especie casi amenazada y el agapornis nigrigenis está considerado como especie vulnerable, los demás afortunadamente, no deben enfrentarse a estas complicaciones.
Os recordamos que las especies protegidas no pueden ser comercializadas en territorio español, y que aquellas personas que ya tengan en su posesión especímenes protegidos, deben notificarlo a las autoridades, pues está completamente prohibida su reproducción forzosa.

Situación en España

En nuestro país existe una Asociación de criadores de Agapornis, es una entidad sin fines de lucro amparado legalmente y ubicado en Sevilla que pretende informar a todos los españoles sobre esta especie en particular.
En España, se incentiva la conservación es especie amenazadas o bajo protección internacional. En la ciudad podréis encontrar colonias pequeñas de agapornis, pero casi todas serán roiseicollis.
No está prohibida su comercialización, sin embargo, respetando tratados de protección internacionales, las especies que os hemos mencionado anteriormente como amenazadas o vulnerables, no pueden ser vendidas en ningún territorio.
Y como dato adicional, en nuestro país también podéis uniros al Agapornis Club España, tienen sede en Málaga, Córdoba y Valencia. Realizan actividades para promover la cría adecuada y la protección de estos hermosos pequeñines, y seguro que si los amáis tanto como pensamos, pasaréis muy buenos momentos en este club.

Hay personas que tienen tantos ejemplares que terminan domesticando sus propias crías, como este señor que tiene más de 20 agapornis en una jaula enorme y los ha entrenado para que vuelvan solos ¡Esto sí que mola!

Distribución en España

Como no son especies oriundas de España ni son invasoras, conseguir colonias de agapornis en nuestro país puede ser algo difícil. Sin embargo, podéis visitar aviarios y Parques Nacionales para disfrutar de estos pequeñines al aire libre.

¿Especie invasora?

Una especie invasora es aquella que, siendo original de una zona, por motivos de destrucción de su hábitat natural o por introducción humana, invaden el territorio de otras especies en otra zona.
Esta invasión puede ser inofensiva en un principio, pero si la especie recién llegada empieza a reproducirse con mayor rapidez, a aparearse con las que ya existían ahí previamente o si son tantos que se comen todo el alimento para las especies naturales, empieza a volver un problema que amenaza la permanencia de otros ejemplares, y es lo que conoceréis como especie invasora.
Los agapornis no han llegado a España de una manera tan abrupta como ha ocurrido con la cotorra Argentina, por lo que su población en nuestro país no es considerada una especie invasora.
Si queréis conocer un poco más sobre esas aves que son poco bienvenidas en nuestro territorio, continuad revisando nuestras categorías exclusivas, os aseguramos que si no se enternecen con las fotografías, al menos encontraréis datos interesantes que compartir con vuestros amigos y familiares.

cosas de agapornis

¿Queréis aprender más sobre los cuidados de tu mascota emplumada? Revisad los productos que tenemos para las aves exoticas en nuestra tienda. La mejor calidad y precios en accesorios para vuestra mascota en un solo lugar.